Cuando los que educan, educan desde la corrupción

Si en vez de tomar como punto de partida la picaresca del Lazarillo, reconocemos que ha sido en el desarrollo social de nuestro país tras la dictadura lo que ha hecho proliferar a los listos (con tilde en la «s» para remarcar su saber) o lo que es lo mismo, a los padres de los adultos de hoy, y los jóvenes testigos de nuestra transición los responsables de esta ladra corrupta ¿se sentirían ustedes más o menos irritados?